La técnica regresiva

La técnica regresiva nos permite volver al pasado de nuestra vida presente o de otras vidas reales o simbólicas, si el inconsciente para resolverlo lo requiere como explicaré a continuación.  

En esta técnica, se utilizan diferentes métodos como la respiración profunda, visualización o hipnosis reparadora. Todo esto, guiado por una naturópata experta y cualificada en TVP e Hipnosis, nos hará llegar a un estado hipnótico, que no es otra cosa que un profundo estado de concentración. Cuando por ejemplo leemos con atención un libro, llegamos a transformar las palabras escritas en imágenes y nos recreamos en la propia percepción de lo que leemos. El estado hipnótico, nada tiene que ver con la desagradable hipnosis espectáculo que estamos acostumbrados a ver en programas televisivos. En el estado hipnótico reparador, JAMÁS se pierde la conciencia, precisamente de lo que se trata es de buscar en el inconsciente lo que ha pasado desapercibido y hacerlo consciente con un único propósito de dar sentido y respuesta a  lo que nos está sucediendo en el presente para liberarlo, sanarlo y transmutarlo  definitivamente. 

¿Qué nos puede ayudar a sanar la TR? 

Traumas, fobias, síndromes de pánico y cualquier tipo de dolor emocional. La persona atravesará un estado de relajación muy placentero y a través de técnicas como la focalización, alcanzará resultados tangibles y beneficiosos. Esta técnica es una herramienta de abordaje y permite vencer el miedo paralizante que algunas personas tienen a afrontar un examen, limitándoles a finalizar una carrera, sacar un carnet de conducir, etc. 

Episodios de miedos nocturnos, pesadillas reiteradas, secuelas de abusos, trastornos alimenticios entre otros, encuentran un alivio y búsqueda de las causas de forma rápida y duradera en un tiempo relativamente corto. 

Cuando ha habido dolor con fuertes cargas emocionales, nuestro mecanismo de defensa inhibe y reprime las emociones para evitar el dolor del momento. Todos estos momentos, se graban de forma celular en nuestro cuerpo y encuentran una resonancia de repente, sin previo aviso, en un momento cualquiera de nuestra vida cuando una situación nos hace vivir una emoción igual o parecida, generando un bioshock.

La TR nos ayuda a depurar todo el dolor emocional archivado y a valorar más las emociones positivas. 

Todos sabemos, que conscientemente, a nadie le gusta pasar miedo o dolor, sentirse rabioso o encolerizado. Como bien sabemos, somos sobre todo emocionales y vivimos en un mundo con algunas emociones básicas como rabia, dolor, miedo, tristeza, amor y  alegría. 

La TR llega al fondo de estas emociones y sentimientos que hemos vivido en determinados momentos de nuestra vida y que por su complejidad y miedo pensamos que es mejor tapar, olvidar, archivar para no experimentar el dolor. Ahí es precisamente dónde nos equivocamos, las emociones tienen vida propia y al no liberarlas son archivadas por el inconsciente y grabadas en las células de nuestro cuerpo. Cada vez que una situación nos haga revivir una emoción similar, se hará cada vez más grande hasta enquistarse al no haber sido resuelta en su origen. A corto o medio plazo, comienza a manifestarse, dando lugar como veíamos antes a miedos, fobias o enfermedades psicosomáticas entre otras. 

¿De qué forma la TR nos reencuentra con la Conciencia? 

Al regresar a nuestro pasado mediante la TR, vamos quitando vivencias pasadas como si fueran capas de una cebolla. Las primeras y más cercanas, suelen ser las más fáciles de recordar y sanar. Por el contrario, las más profundas, las del corazón que asemejan al centro de la cebolla, son las que cuestan más adentrarse, llegar al núcleo y ahí es dónde la TR obtiene asombrosos, rápidos y duraderos resultados ya que llega al núcleo, al inconsciente, permitiendo liberar con mayor facilidad lo que nos perjudica, haciéndolo consciente y permitiendo que el espacio que ocupaba lo perjudicial sea liberado y reemplazado por una regeneración total

¿Cuándo se trabaja entonces la TR a Vidas Pasadas? 

En innumerables ocasiones vivencias de vidas anteriores están afectando a nuestra vida actual. Diferentes filosofías y religiones como Budista, Hinduista, Chamanismo, Teosofía entre otras, así como ilustres personajes históricos como Jung, Paracelso o Da Vinci ya  hablaban de que cuando nacemos venimos con una mochila a cuestas, ya sea de nuestros antepasados o de nuestras propias vidas pasadas. Lecciones que mal entendimos o no aprendimos así como decretos, pactos, juramentos que realizamos en otro lugar, espacio y tiempo y que siguen actuando en nosotros. 

Se han estudiado y comprobado miles de casos de TR y los resultados obtenidos se han podido comprobar como auténticos. 

No importa si se cree o no en vidas pasadas o futuras, lo realmente importante es que funciona, que la gente sana, ya sea porque ha curado algo que quedó pendiente en el pasado y repercute en ésta o bien porque el inconsciente recurrió a ello utilizándola  como metáfora. 

Si las vidas pasadas existen o no existen puede ser un debate anecdótico. Lo importante es, que la TR funciona. 

¿No os ha pasado alguna vez, que os presentan o conocéis a alguien… que parece le conocéis de toda la vida y se convierte en alguien muy familiar para vosotros? 

¿ Y quién alguna vez no ha tenido la sensación del que un momento vivido ha sido vivido anteriormente? 

Somos seres multidimensionales en contacto con el cosmos, pero viviendo normalmente en el inconsciente. A medida que abramos nuestra mente y facilitemos la expansión de la consciencia, podremos liberar el alma.

 

Agurtzane Calderón. Graduado en Neuropatía, Naturópata de TVP e Hipnosis Reparadora Facilitadora de DMC, Sanergista.

Consultas y talleres vivenciales.

 

Conoce más a Agurtzane Calderón visitando su perfil.

 

Compartí este articulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on digg

Artículos similares

Síguenos en:

¿Eres un terapeuta, coach o psicólogo?

Únete a Coopterapias y amplía tu cartera de clientes.